La importancia del lenguaje en Modulación Pedagógica


      La siguiente aportación la firman los primeros alumnos en prácticas de los cuales hablo en el apartado "Perfil". A propuesta de su profesora de Pedagogía en la URV, Carmen Ponce, realizaron una sistematización de sus observaciones sobre mi uso del lenguaje con las familias, ya que constataban que ejercía una influencia positiva en la actitud de éstas hacia mis propuestas.
Sólo quiero darles las gracias por su trabajo y añadir que estas observaciones fueron hechas antes que hiciese la formación en PNL, herramienta que sin duda, me está ayudando a mantener una comunicación más efectiva y enriquecedora. 
       A partir de la observación y estudio realizado con pacientes y familias en otras situaciones, detectamos la necesidad de elaborar una pauta que englobara los aspectos generales del  lenguaje empleado por la moduladora pedagógica a la hora de dirigirse a los usuarios. Es decir, consideramos oportuno recoger las variables, en forma de ítems, con el fin de que la profesional tomara conciencia del tipo de habla que utilizaba en tanto que se comunicaba con la familia, ya que creemos que incidían positivamente en la receptividad y respuesta de los familiares.
Hay que destacar que el modelo está dividido en dos partes fundamentales, ya que son las que dan forma a la manera de expresarse: comunicación verbal y no verbal.
El proceso que se siguió para preparar la pauta citada se centró en tres pasos:

Observación: Centrándonos en los 10 pacientes con los que tratamos, contemplamos las situaciones concretas en las que, debido a una forma específica de expresarse, la moduladora pedagógica obtenía un cambio en la actitud del familiar. Por esta razón, nuestra tarea se basó en detectar y anotar estas pequeñas modificaciones de comportamiento y el "por qué" de ellas.

Análisis: Después de examinar las anotaciones recogidas, realizábamos una pequeña puesta en común para compartir las diferentes visiones que habíamos obtenido cada uno de nosotros, para percibir las diversas sensaciones y pareceres.

Sistenatización: A partir de las fases anteriores y de la descripción de cada una de las situaciones vividas y la expresión detonante para el cambio actitudinal, realizamos el modelo mencionado, dividiendo la comunicación en sus dos aspectos principales (verbal y no verbal).

A continuación exponemos las conclusiones:

COMUNICACIÓN VERBAL:
• Claridad en la explicación de la actividad /ejercicio /material a utilizar.
• Refuerzo positivo en las expresiones dirigidas a la familia y al paciente. (Ej.muy bien, 
   así sí...).
• Suavidad en el tono de voz utilizado.
• Velocidad en la expresión del mensaje.
• Comprobar la efectividad de la transmisión del mensaje. (Ej. preguntar al final, "si no
   me explico bien me lo dices...").
• Uso de palabras sencillas, claras y concisas (sobre todo las dirigidas a las familias).
• Evitar incidir en el "bucle negativo" (en el caso de que exista) de la familia y/o 
   paciente, a fin de ofrecer nuevas posibilidades para mejorar la situación. (Ej.:cambio
   de tema cuando se percibe que el familiar está negativo).
• Evitar la invasión (verbal) del espacio de la familia y del paciente.
• Bajo nivel de insistencia en las propuestas realizadas (en caso de que se muestre 
   resistencia).
• Uso de palabras con connotaciones positivas.
• Elección selectiva de las palabras que se utilizan. (Ej.: no utilizar la palabra 
   “enfermo”).
• Riqueza en el vocabulario (palabras adecuadas al nivel cultural de la familia y/o
   paciente, adaptación del mensaje al contexto del usuario).
• Naturalidad a la hora de expresarse e interrelacionarse con el paciente y la familia.
• Desarrollo ordenado de las ideas.
• Introducción y explicación clara de la función del pedagogo/a.
• Uso de palabras que transmitan credibilidad y fiabilidad, a fin de transmitir seguridad.
• Escucha activa de los intercambios dialécticos con la familia y/o paciente.
• Adecuación al idioma de la familia y/o paciente

COMUNICACIÓN NO VERBAL:
• Respeto por los silencios producidos.
• Signos/Gestos de complicidad con la familia y/o el usuario.
• Eliminar todos los prejuicios antes de dirigirse a la familia y/o paciente. Breve introspección.
• Selección del momento y lugar idóneo para comunicarse con la familia y/o paciente.
• Mantener y respetar la proximidad física con la familia y/o paciente.

Miguel Ángel Moncho  y María Gutiérrez.
(alumnos en prácticas de 5º de Pedagogía de la URV)




5 comentaris:

  1. ¡Genial!
    ¡Qué importante es la forma de decir las cosas! Un abrazo.

    ResponElimina
  2. ¡Pues si! Realizaron un buen trabajo de observación, libreta en mano. Y la verdad, es que a pesar que intento cuidar las palabras, de algunos de los puntos que proponen yo no era consciente que me expresaba así, o no era consciente del peso que estaban teniendo en ese momento! ¡He aprendido mucho! ¡Acaban de instaurar una tarea para tod@s los alumnos que vengan a hacer prácticas conmigo!

    ResponElimina
  3. Felicidades a todos, especialmente al alma del proyecto, Anna, por el trabajo realizado, que empieza a tener muchos seguidores.
    Un fuerte abrazo

    ResponElimina
  4. Buen y completo artículo, Anna.
    Desde luego que es importante el lenguaje!... ;)
    Un abrazo y felicidades para todos

    ResponElimina
  5. Aquest article m'ha encantat,
    Maria, Miguel us felicito,
    de fet vull fer un plagi, agafar algunes idees, per unes jornades, amb el vostre permís, perque ho he trobat super interessant i realista
    Anna, quin bon anàlisi han fet de com et comuniques! sou uns artistes!

    ResponElimina

Te apetece dejar tu comentario? Escribe en el espacio en blanco, elige luego en la pestaña que indica cómo quieres aparecer. Solo te queda clikar, copiar el código que te aparecerá, darle a "publicar" y listos ! ;)